portfolio site templates



POESÍA

Mobirise

©Matías Montero Neira - IG: @matimontro

CAMPING & OTROS POEMAS

Inéditos de Ignacio Morales 


Huellas


los puentes son nombrados
por los ríos     mezquino homenaje
lo vemos recortado por el parabrisas del auto
su piel aún restalla rayos o hebras
cobre     nube                      humedal

antes de medio día
paramos a sacarlo del camino
pensando en ahorrarle esa violencia
que la muerte ya diseña
con sus instrumentos retráctiles
la sangre fresca invita a pintarse la cara
sus ojos abiertos
una mirada mineral
de miedo dolor decepción
tanto sigilo y exacto uso de la fuerza
para quedar aquí, embestido
sobre el río Huiman
en medio de la ruta V 90
al levantarlo percibo la temperatura
de su cuerpo, tibio aún
su pequeño corazón
rosado y azul
cruzado de líneas púrpuras
como todo corazón de zorro
el calor empieza a difuminarse
al levantarlo su cola se mueve en el aire
un fuego para hipnotizar
traza su última s 

lo dejo entre los juncos
primero pensamos en enterrarlo
en ocultar su corrupción del mundo
en ahorrarle la violencia de los retráctiles
instrumentos de la muerte
en preservar intacta la imagen
de pequeño zorro que duerme
pero el estaño en sus ojos advierte
que este zorro ya no existe
apenas un exceso de energía
un remanente en los lindes del humedal
territorio de las aves
el zorro ya ha entrado en el espiral
de la disolución, sus células preciosas
titilan en las puerta del vacío 

 
         2
         el río Huiman habla a través del viento
y recuerdo una primavera un par de años atrás

acampando en el valle de los cóndores
mientras sacaba agua del río las vi
una serie de marcas hollando la arena
huellas de zorro en la orilla
crucé el río en el mismo lugar
y caminé repitiendo sin borrar
los leves pasos del zorro
hasta que el suelo cambió
de arena a piedras de diversos tamaños
sus pasos se hacían difíciles de leer
           en el terreno irregular de la montaña
           ese día conocí al zorro por su ausencia
hallar sus huellas nítidas sobre la arena

fue como escucharlo decir su nombre y espiarlo
volví al río cargado de gozo animal duplicado
al levantar la vista y ver
el encendido reflejo del sol en las nubes
y luego                 este reflejo arder sobre la nieve
rosado y azul       cruzado de líneas púrpuras
      (un corazón de zorro en el cielo)
volvemos a pasar por el puente
han pasado unas cuatro horas
bajo para hacer una foto de la escena
que es siempre la misma con estas aves sin lengua

alrededor del cuerpo en muda solemnidad
una rueda de vultúridos que come y contempla comer
ya casi no queda más que el pellejo vacío
uno de los jotes parado en la alambrada
       me observa                  reconozco las huellas
       la mirada metálica
y siento el impulso natural de abrirlo y derramar
sus vísceras repulsivas       humeantes sobre el pasto
para recuperar los ojos glaciares del zorro

                                      
                              CONRADO FUCHSLOCHER


         
1
Entre ancestrales llaretas
regocijado
en la audición de la vertiente
inmerso
en la tarea primordial:
multiplicar los dones
extender el verde torso
del bofedal contra el desierto 

afloran las aguas subterráneas
el eremita hunde sus dedos en la hamada
abre surcos traza/ pequeños canales
para que el agua/ líquida semilla
engendre mullido torso sobre la pradera 

el bofedal restalla
hexágonos de berilo
pastoreados por el venerable
una esmeralda envuelve
el ojo de agua que contiene el cielo


       2
Abandonó todo
lo que degrada o lo que mancha
para morar en el aire límpido del altiplano
a la manera de los Jayamaras
el eremita abre
una herida
en los flancos del desierto
multiplica el verde bofe con los dedos
ayudado por el afloramiento de aguas subterráneas 

dura víscera de hielo
el glaciar desciende
centímetros en cientos de años
la respiración del bofedal crece
sosegada
con las estaciones
pequeños peces copulan
en sus ojos de agua 

oye la vertiente
fluye sin ser vista
mas dulcemente retenida
en los pabellones del oído
el venerable hunde
sus dedos en la tierra
sobre el salar, púrpura
el huevo se desprende. 


        3
En discretos botones
se rasga la flor del agua
sus pétalos se disuelven
absorbidos por el bofe

Sueña el cielo encendido
rosadas astillas, el vuelo
de los flamencos altiplánicos
con la cabeza invertida
pacientes, las aves pescan
posadas en el ojo de agua 

El venerable pastorea en silencio
hexágonos de berilo torno al agua. 

Mobirise
© Shaun Tan - La ciudad latente
SOY COMO LAS PIEDRAS QUE SACAS DEL AGUA


hundido en el río te veo 
rondar ante la orilla, pienso
soy como las piedras que sacas del agua
y te metes en la boca
para sentir sobre la lengua
la frialdad
de una superficie lisa y porosa al mismo tiempo
que se disuelve perceptiblemente
al transmitirle tu calor a través de la lengua
veo como la devuelves al río
fosforescente, químicamente modificada
diferente de todas las otras piedras en el lecho
separada de todas las cosas que la rodean
envuelta en tu saliva, tu saliva
el vehículo de tu código genético
una versión hipercodificada de ti misma
comprimida, mil veces doblada sobre sí
un origami hermético
que termina en tu ser encarnado

un mapa

instrucciones

un manual

para que la luz encuentre su camino
en el espacio vacante entre cada una de tus células

eres tú dos veces en el mundo
en la orilla atacas con versiones de ti el río
y bajo el agua, doblada, mil veces plegada sobre ti misma
(en el tiempo, en el espacio)

eres tú tres veces en el agua
tu forma compacta, una película de saliva alrededor de la piedra
y tu forma desplegada, sembrando versiones de ti en el curso del río:
tu reflejo sobre la piel del agua
soy esa piedra que sacas del agua
y te metes a la boca
para devolver tu saliva
al río incesante de mis ondas cerebrales


UNA PUPILA DESPROVISTA DE PÁRPADO

        8
dejo la carretera  
hacia la cordillera de la costa
por la basura se conoce
la cercanía de la ciudad/           alambres
aceite quemado/ un zapato
restos inutilizables de plástico
un cinturón de deshechos
recojo pedazos de pallets
cajones/ leña para celebrar
la oscuridad por venir
camino hasta un plano
de dura tierra roja
entre rocas tibias
la carpa mira al oeste
preparo una olla
nutricias, férricas lentejas
después de comer, camino
cerro arriba/ hasta un calanchucal
una comunidad:
enlazadas sobre la tierra
comparten/ a la manera de antenas
minúsculas flores de tres pétalos
envían pálidos colores al espacio
lila, amarillo, blanco
ante la voz del viento
inclinan y alzan sus cabezas
con calma/ enseñan humildad
invitan             a la dúctil resistencia
tendido            las siento respirar
sincronizadas            dispersas
comunicadas a través del aire
los vultúridos giran sobre la ciudad
un camión acelera en la ruta
giran        sus ruedas        giran
lento         óvulo de helio                 desciende
la ciudad emite ondas de ámbar
polvo rojo de la civilización
atestiguamos la incendiaria gloria
morder la remota superficie
del agua              el oeste
abre su hocico rosado
impalpables conos de luz
caen sobre las calanchucas
y todo lo que nos rodea
nos tornamos cerúleos
recortados contra la tierra roja
las plantas palpitan
unidas e iridiscentes
un anillo adosado a la montaña
coaguladas las imágenes del día
se encienden
las abominables termoeléctricas
ceñidas por el corrosivo/
                                      espíritu del ácido
el repulsivo complejo industrial/
infames los hechos de la guerra
del salitre       la explotación
del hombre por el hombre
desaparecen/ tocadas por los belfos húmedos y blandos de la sombra
una pupila
                   desprovista
                                      de párpado
                                                         arde
enemigo de los metales
que yacen bajo tierra             acuclillado
defeco
en la líquida oscuridad que todo inunda


****

IM (Santiago, 1986) . El 2017 publicó el libro de poemas VOLVO con Libros Tadeys. Tradujo el libro Al oído (2019) de la poeta brasileña Alice Sant´Anna para la misma editorial.  Actualmente prepara la antología París no tiene centro & otros poemas de la poeta brasileña Marília Garcia para Chancacazo. Es profesor, ciclista y cree en el advenimiento del apocalipsis.

Mobirise

© Copyright 2020 A&A - Desarrollado por MAUD - Asesorias Gráficas