free html templates


CUESTIONARIO A&A

Mobirise

Sara Bertrand es una escritora talentosa. No hay duda alguna. Sus libros, entre los que destacan Álbum familiar, Afuera y La mujer de la guarda (New Horizons Bologna Ragazzi Award 2017), constituyen una arquitectura escritural sólida, la que la ha posicionado, de forma más que merecida, en el circuito literario nacional e internacional. En esta versión del cuestionario, que tensa las cuerdas de la relación que surge entre la literatura y la cocina, la escritora se declaró una fanática del ají verde, que jamás se juntaría a tomar con esos escritores que se paran arriba de un cajón de tomate para pontificar desde las alturas y que, a la hora de comer, volvería mil veces a la mesa del pellejo que decoró sus recuerdos de la infancia. 

Abstemios y Ascetas
Fotografías

1.- Hay platos que nos devuelven a la infancia de una cachetada. ¿Cuál sería éste para ti y quién lo preparaba? ¿Qué lo hacía especial?

El charquicán tiene una potencia abrasiva en mi caso, logra borrar los miedos de infancia y devolverme directo a la mesa del pellejo en la casa de mi abuela, porque ella lo preparaba de una manera en que las papas y zapallos se deshacían como puré en la boca y los pedazos de choclos que iban por ahí, tenían algo crujiente. Recuerdo estar sentada con el plato humeante enfrente y sentir cierta armonía, como que las cosas no ocurrían en vano, no sé si uno tenía ese tipo de pensamientos cuando niña, pero así lo recuerdo.  

2.- De poder disfrutar una larga sobremesa con uno de tus escritores favoritos (vivo o muerto), ¿quién sería y por qué?

Me sentaría con Anne Carson para conversar sobre los himnos homéricos. Claro que antes me impondría la tarea de memorizar esos cantos al derecho y al revés y una vez memorizados, copiarlos en hojas de papel para desmenuzarlos, rayarlos y según fuéramos conversando, anotar una cosa por ahí y otra por allá, porque ¿quién no ha pensado en la mitología griega últimamente? ¿Qué me dices de la cantidad de Deméter que andan encerradas y encerrados por ahí?, creo que sería hermoso, una especie de epílogo.
Mobirise
 Charquicán de la abuela, versión A&A

 Charquicán: plato mapuche que se preparaba con charqui  de guanaco antes que se iniciara la ganadería en Chile. Actualmente se prefiere la carne fresca de vacuno, dado que el charqui tiene un sabor muy penetrante. Curiosamente, el  Larousse Gastronomique lo presenta como el plato nacional chileno, siendo esta distinción otorgada habitualmente a la cazuela y a la empanada. 
Fuente: Secretos de la cocina chilena, Roberto Marín Vivado   


Mobirise


3.- ¿Con que escritor jamás te reunirías a disfrutar de un trago? ¿Por qué?  

Cualquiera de esos escritores (principalmente, hombres) que se suben a un cajón de tomates antes de hablar y desde esa altura, pontifican. 

4.- ¿Comer para vivir o vivir para comer? 

Vivo en esa oscilación. En invierno suelo comer por inercia, sin apetito real; en cambio, en verano, no sé qué sucede con mis papilas gustativas, pero todo se vuelve vivir para comer. Tengo además un serio problema de adicción al ají verde y se lo echo a todo: puré, pizzas, humitas, ensaladas. 

5.- De cocinar, ¿cuál sería tu plato más celebrado?

En general, no soy la que cocina en casa, mi pareja e hijo mayor son tremendos cocineros, yo soy la encargada de las guarniciones, que se me dan con bastante facilidad, mis especialidades: salsa de tomate (con tomates limachinos, no esos de plástico del super), salsa de cilantro con ají verde que combina con todo y hummus, aunque el original es de garbanzos, el de lentejas (con ají verde, je) queda de chuparse los dedos. 

6.- De tener una, ¿cuál es tu canción perfecta para cocinar?

¡Chupalla!, las canciones varían según el humor del día. Pero, en general, me gusta mucho el soul, es buen compañero para crear. También la Nina Simone, Janis Joplin, Charles Bradley, Leonard Cohen y, a veces, cuando quiero celebrar comiendo (en el contexto de un almuerzo sin distanciamiento social, sino todo lo contrario), Le Gorille de Georges Brassens. 

7.- A decir de Marguerite Yourcenar en ambos ejercicios se cultiva la mano, ¿en qué se parece escribir a cocinar?

En ambos casos se trata de digerir, lo cual requiere tiempo y paciencia, harta paciencia. Cocinar apurada es fatal, en cambio, cuando comienzas picando cebolla, pequeñita, pequeñita, friéndola con un poco de ajo, pimienta, sal y vas agregando los ingredientes sin apurar la olla, es raro que quede mal. Lo mismo con la escritura, no puedes escribir sobre cosas que no has procesado, picado, sazonado, se trata de digerir muchísimo.


8.- Si el asunto tuviera el tono de una batalla campal y te vieras obligada a tomar un bando, ¿serías rokhiana o nerudiana? ¿Por qué?

Ninguno de los dos, sería mistraliana o bombaliana, o ya, brunetiana, pero preferiría ser mistraliana, levantarla en un altar y volver a publicar cada uno de sus ensayos, darlos a leer como fanzines en las salidas del metro, porque la Mistral entendió algo sobre nuestro Chile que nosotros estamos a años luz de comprender.


9.- De los platos que se hacen llamar nacionales, ¿cuál es tu favorito y cuál el que menos disfrutas? ¿Por qué?

Mi favorito, los porotos granados, aunque compiten con las humitas, además, en ambos casos el ají verde es un complemento perfecto. Lo que no me gusta para nada son las empanadas porque repiten y me carga sentir que la llevo a cuestas, a veces, dos o tres días.
.
10.- Tienes algún placer culpable en la comida chatarra, ¿cuál sería éste?

Las papas fritas frías y grasientas. Esas que han pasado horas en el cambucho y soltaron más grasa de la que imaginabas que tenían, uy, deliciosas.

11.- Para finalizar, y con la idea de sumarlo a nuestro derrotero, ¿nos podrías recomendar tu picada favorita?

Mi picada favorita queda un poco lejos, pero creo que, sin exagerar, es uno de los mejores restaurantes de Chile, el Rucalaf de Putemún en Castro, Chiloé.

Mobirise

El restaurant Rucalaf no tiene un estilo de cocina definido, al igual que su decoración, se ha ido renovonando con el tiempo. Desde su origen obrero y campesino, siempre ha servido platos tradicionales, hechos con alimentos frescos y saludables.
Dirección
Kilómetro 3,6 de la ruta a Rilán (W-55), cerca de la ciudad de Castro, Chiloé.

_____

Sara Bertrand. Estudió Historia y Periodismo en la Universidad Católica de Chile. Combina su labor de escritora con la docencia, es tallerista en Laboratorio Emilia. En 2017 ganó el New Horizons Bologna Ragazzi Award con La mujer de la guarda (Babel, 2016) y fue incluida en White Ravens con No se lo coma (Hueders, 2016). Su última novela Afuera fue publicada por Emecé (2019).

Mobirise

© Copyright 2020 A&A - Desarrollado por MAUD - Asesorias Gráficas