html templates



CUESTIONARIO A&A

Mobirise

Francisco Morales, actualmente radicado en Alemania, fue el primero en someterse a nuestro cuestionario que, en esta versión, interroga sobre la posible tensión que surge entre la pintura y la cocina. El pintor, quien se considera un experto en cocinar todo lo que salga del mar, declaró con gracia: “Si hay que comer hay que comer.”

1. Hay platos que nos devuelven a la infancia de una cachetada. ¿Cuál sería éste y quién lo preparaba? ¿Qué lo hacía tan especial?

Si tuviera que elegir diría pan con queso y café con leche. Lo hacía una tía y comíamos mientras veíamos tele. Quizá lo recuerdo especial por ser un momento del día sin normas. En general no me emociono con la comida. Nuestra relación se quebró hace tiempo.  

2. De poder disfrutar una larga sobremesa con uno de tus pintores favoritos (vivo o muerto), ¿quién sería y por qué?

Con Basquiat, ojalá como en la película de Julian Schnabel e ir al café donde atiende la Claire Forlani. Llamar a Van Gogh y lesear con ellos por Nueva York antiguo. Si alcanzamos, hostigar a Rotkho.

Mobirise
3. ¿Con qué pintor jamás te reunirías a disfrutar de un trago? ¿Por qué?

Realmente me reuniría con cualquiera, no tengo problema. Si la reunión termina mal no tendría problema tampoco.

4. ¿Comer para vivir o vivir para comer?

Comer para vivir no más. Ojalá una pura vez al día. La digestión exige mucha energía y tiempo al organismo, dejando al resto de los órganos con menos posibilidades de regeneración
.
5. De cocinar, ¿cuál sería tu plato más celebrado?

Soy experto en todo lo que salga del mar. Se cocinar muchas cosas, incluso sé hacer pasteles. Hoy he perdido todo entusiasmo por la cocina. Ya no cocino nada. Prefiero comprar hecho o comer sin cocinar, se pierde menos tiempo.

Mobirise

6. ¿En qué se parece pintar a cocinar? A vuelo de pájaro, podríamos decir que en ambos ejercicios se cultiva la mano. 

La mano en estas dos disciplinas se cultiva hacia diferentes lugares. En la cocina recuerdo: llegó un momento en donde procedía como máquina, ya sabía cómo hacer las cosas. No pensaba en nada. Solo reunir los ingredientes, echar al fuego, esperar y sacar lo que tiene que salir. De eso me aburrí y no tenía tiempo para experimentar o ser creativo cocinando. Abandoné la cocina. Me parece que todo lo que no tiene que pasar en pintura es que se te cultive la mano. De modo que se si te empieza a cultivar más vale dejarlo o aprender a descultivarse. Ser experto en descultivarse. En eso invertiría mi tiempo.

7. Te sabemos lector: si el asunto tuviera el tono de una batalla campal y estuvieras obligado a tomar un bando, ¿Serías rokhiano o nerudiano? ¿Por qué?

Dejando de lado la escritura de ambos, solo tomando en cuenta rostro y voz, me uniría rápidamente al bando de De Rokha. Recomiendo hacer el ejercicio de poner en youtube una imagen de Neruda y escucharlo recitar, luego hacer la misma operación con De Rokha. Ahí está el por qué. Unirse al más fuerte para que la batalla termine más rápido.

Mobirise

8. De los platos que se hacen llamar nacionales, ¿cuál consideras que es el más sobrevalorado?

La empanada al lado de todo el resto me parece la más vil. Quizá por lo complejo que es que resulte bien pensando en los puntos de cocción de cada uno de los elementos. Me parece mucha cosa. Exagerado. Meter carne, cebolla, pasas, aceituna, huevo, chucha no sé para qué tanto. La independencia de cada uno de esos elementos me parece más seductora que ese revoltijo metido en masa. Ni hablar de que el pino hay que hacerlo de un día para otro. Mucho tiempo ahí.

9. Tienes algún placer culpable en la comida chatarra. ¿Cuál sería éste?

Me atrae la velocidad en que la preparan más que el producto. No tengo un placer culpable con está comida, si hay que comer hay que comer. 

10. Para finalizar, y con la idea de sumarlo a nuestro derrotero, ¿nos podrías recomendar tu picada favorita?

Solo por excursión te diría: La Quíntuple, El Kaiser, El Chiloé o El Estilo. En cualquiera de esos en donde se habla solo lo necesario. Estilo película de vaqueros, el que abre mal la boca muere. No hay que ser lenteja. 

Mobirise

Francisco Morales V. (Santiago, 1990) Vive y trabaja en Frankfurt am Main, Alemania.

*Publicada originalmente en septiembre del 2017 en el sitio anterior de A&A

Mobirise

© Copyright 2020 A&A - Desarrollado por MAUD - Asesorias Gráficas