site design templates

POESÍA

Mobirise

Mujer Chile y otros poemas

Gisella Morety

MUJER CHILE


Volví a entrar cuatro horas después
y aún olía a espíritu santo
al principio el dormitorio
al otro día la ciudad
todo olía a espíritu santo
el país entero
Chile huele a espíritu santo
el planeta y el universo
y las mujeres caminamos con caras de santas
Ladys Dayanas entre el olor a espíritu santo
para llegar a la casa del marido
que no es nuestra casa
a la casa del marido chileno
servirle la once
y martillarnos una mano al extremo de la cama
lavar los platos
martillarnos la otra mano
hacer el aseo
y los pies a la cama
clavados juntitos
de una sola estaca
para quedarnos ahí
a esperar que venga él
y nos arranque el vestido que compramos a crédito
y se nos monte encima
haciéndonos pedazo la carne
y luego se vaya
donde la otra
a inundarlo todo de espíritu santo
mientras nosotras vamos al mall
y nos compramos a crédito
otro vestido
el de mañana
y zapatos amarillos
de charol
Y vuelvo a las cuatro horas a la casa del marido
y todavía huele a espíritu santo
una llamada de ¿alo?
Seguramente es el psicópata
que me está mirando
me llama y me cuelga
pero me está mirando
porque el teléfono está al lado de la ventana
y quiere que yo me asome a la ventana
Otra llamada de ¿alo?
Está claro que es el psicópata
llegan ramos de flores para mí
me los como
me trago las rosas con espinas
porque el marido
no puede ver esas flores en su casa chilena
y me hago la garganta trizas
y cuando hablo en vez de saliva trago sangre
sangre con olor a rosas
pero sangre al fin y al cabo
y además de tragar sangre
vomito sangre
orino sangre
cago sangre
cocino con sabor a sangre
limpio la casa con sangre
y sigo sangrando por todos lados
la cama de sangre
el vestido rojo de sangre
los hijos son pura sangre
y limpia que limpia la casa roja de sangre
ponemos una música que suena a sangre
y salimos a dar una vuelta
a ver el Mapocho que es un río de sangre
y ahí estamos todas las mujeres chilenas
mirando desde el puente el Mapocho
todas ensangrentadas
el Mapocho río de sangre
y Chile entero pasado a espíritu santo


NIDO VACÍO DE LAS CUASI MADRES DEL MAULE


Los hijos ahogados en el río Maule
salen a flote
todas las medias noches
y ahí es cuando vamos las madres
las madres partidas por la mitad
ma
trozos de madres incompletas
medias madres
cuasi madres
a prenderles velas por la rivera
que está llena de animitas anónimas
y meter lo que nos queda de cuerpo al agua
para dar vuelta los cadáveres
uno por uno
NO ES MI HIJO
NO ES MI HIJA
NO ES MI HIJO
y nos ahuecamos el vientre
con las piedras afiladas que lleva el río Maule
con las piedras afiladas que golpean a los hijos
en el transcurso del viaje
Y damos vuelta los cadáveres
gritando
¡NO ES MI HIJO!
¡NO ES MI HIJO!
hasta encontrarlo con la carita azul
en la parte más honda
y más roja
y lo metemos en nuestro vientre ahuecado
para flotar de espalda
hasta convertirnos en las balsas
que llevan a los hijos
de regreso a casa


MÁS ESPOSA QUE NADIE (de la serie Discursos ideológicos)


Yo no tengo solamente un marido
los maridos solo sirven para ser esposa
y entre más maridos tengo
soy más esposa
yo sólo quiero ser más esposa que nadie
Y entre más maridos tengo soy más esposa
lavo más platos
pero como en familia más veces
sirvo más onces
pero cumplo más aniversarios
limpio muchas casas
pero hago el amor todas las noches
armo más bolsos para sus viajes de negocios
pero tengo más amantes entrando por la ventana
Yo no tengo solamente un marido
los maridos solo sirven para ser esposa
y entre más maridos tengo
soy más esposa
yo sólo quiero ser más esposa que nadie


FULANA DE TAL 


Me decías Santa Teresa 
la más extasiada de todas
Me decías posesa
morena
la más extasiada de todas
Y dale
con el
vestido rojo
Y dale
con el
vestido rojo
Y
dale
que
dale
que nunca me lo fuera a sacar
porque ese trabajo te competía a ti
y no a mÍ
la más extasiada de todas
Me decías poemita
me dabas poemas en la boca con lengua
me sacabas los poemas que llevaba puestos
me decías poemita
la más extasiada de todas
Lady Di
Lady Di
Lady Dayana
carita de santa
carita de santa extasiada
me llamabas posesa
cristo mío
cristo mío me decías
porque no me parecía a la Virgen María
le falta sangre
el cristo barroco crucificado tiene mucha sangre
por eso me decías cristo
por las caras de dolor
las heridas
y la desnudez
por eso me decías Cristo con cara de Santa Teresa
la más extasiada de todas
ME EXTRAÑAS
me extrañas
por la ciudad
pero yo no estoy en la ciudad
me buscas a la medianoche
en los espacios de la casa
de tu casa
tu reino
tu santo reino
No estoy
ni en calles
ni en veredas
ni a la medianoche
ni en los bosques donde me viste desnuda por primera vez
ni en la playa donde fumamos desnudos por primera vez
ni en la montaña donde nos reímos desnudos por primera vez
no estoy
ni en el campo
retrocedo
retrocedo
las edades
una por una
veintitrés
veintidós
llorona me sigo escarbando las pestañas hacia atrás
retrocediendo
al día en que te conocí
para repetir la historia
otra vez
otra vez más
otra vez
otra
otra
más
que aunque me la sepa de memoria
veintiuno
veinte
diecinueve
dieciocho
diecisiete
años escapando de mi casa
dieciséis
para ti
los dieciséis fueron para ti
mi cuerpo fue desde entonces para ti
me entregabas flores
flores de colores
chocolates y rosas
me decías inagotable
inagotable éramos los dos
abríamos la boca y se nos salía un TREN
La fuerza de las palabras
Traca
traca
abríamos los ojos y se nos salía el MAR
inundando
inundando
los espacios
humedeciendo el aire
el olor de la bestia líquida me habita
posesa
posesa
me decías
La más extasiada de todas
contigo pan y cebolla
Ya no me queda mujer
porque te la quedaste tú
y yo ya no estoy en ninguna parte
fulana de tal
fulana de tal por cual
perengana
zutana
pública
pública
púbica
de todos
ya no me queda mujer
de veintitrés


SIN DIOS NI LEY


Como no tengo un dios que me haga su esposa 
me resigno a los amantes carniceros que descuartizan mujeres
como animales
y en vez de rezarle a dios frente a los altares divinos
ando leyendo poemas Dayánicos
como plegarias desesperadas
que nadie oye y nadie lee en mis heridas

A falta de un dios que me haga su esposa
tengo veinte hombres que no alcanzan a hacer uno
y me emborracho antes de juntarme con cualquiera de ellos
hasta ver doble
e imaginar que estoy en medio de un trio

Sin dios ni ley me levanto
y cocino mi propia carne descuartizada
para probar mi amargura
y comprender que entre más moscas me rodean
más podrida me vuelvo


CACHORRA


Dejaría las coronas de laureles 
por un beso tuyo
que me incruste coronas de espinas en la lengua

Abandonaría mis títulos de nobleza
princesa
reina del universo
para que me dijeras cachorra
cachorra
hija de perra
vagabunda
y me alimentaras
con los huesos
que te regalan en la carnicería
y me domesticaras

Te juro que si me dices sit
me siento
te juro que si me dices la mano
te saludo
te juro que si me lanzas una pelota roja
rauda y con la lengua afuera
voy y la recojo
y te la llevo
aunque ya no la quieras

Sacaría de mi cuello
los collares de perlas
para que me pongas una correa
y me saques a dar una vuelta
a la alameda
en el día más frío

Dejaría de ser humana
para hacerme más cachorra
y lamerte
y olfatearte
cachorra
y no buscar madre
ni padre
ni hermanos
cachorra
cachorra
prostituyéndome por las calles más sucias
pero felices

Juro que no dejaré
que nunca nadie más en el mundo
intente decirme
princesa
bonita
mientras me hace el amor
tan suave
que no lo siento

Juro que si viene uno
con la cara y las manos todas sucias
y me dice
cachorra
y me lleva a vivir a un basural
juro que renuncio
a este palacete
con toda su
mierda de corte



Gisella Morety Robles (Curicó, 1985). Historiadora del arte, conservadora y restauradora de bienes culturales museables. Sus poemas han sido publicados en antologías colectivas y autogestionadas. Mantiene el instagram Curicó Visual.

Mobirise

© Copyright 2020 A&A - Desarrollado por MAUD - Asesorias Gráficas